Skip to main content
28th enero 2024

El nuevo paradigma del liderazgo feminista

Napoleón cruzando los Alpes por Jacques-Louis David

Los modelos tradicionales de liderazgo perpetúan las dinámicas jerárquicas de poder, reforzando la dominación y la subordinación. El liderazgo feminista, por otra parte, desafía este paradigma abogando por el poder compartido, la inclusión y la colaboración. A medida que se hacen evidentes los fracasos del liderazgo patriarcal, cada vez más organizaciones adoptan el liderazgo feminista para fomentar un mundo más equitativo y justo.

¿Qué es el liderazgo patriarcal?

El liderazgo patriarcal está arraigado en el pensamiento militarista, que hace hincapié en la dominación, el control y la competición. Los líderes de este modelo suelen mostrar una autoconciencia limitada, un ego fuerte y un enfoque jerárquico. Este estilo de liderazgo tiende a trivializar el autocuidado, perpetúa los prejuicios y contribuye a crear lugares de trabajo no inclusivos y tóxicos.

Si profundizamos un poco más, podemos identificar las siguientes características de los Líderes Patriarcales:

1. Autoconciencia limitada: Los líderes patriarcales suelen carecer de autoconciencia, insisten en la perfección y reaccionan a la defensiva ante las críticas. Les cuesta admitir los errores, lo que fomenta un ambiente de exceso de confianza.

Ilustración de un jefe que sostiene una lupa sobre un empleado

2. Trivializar el autocuidado: Los líderes patriarcales descuidan el autocuidado, fomentando el exceso de trabajo y despreciando el bienestar de su equipo. Esta actitud puede conducir al agotamiento y a un ambiente de trabajo tóxico.

3. Comportamiento sesgado: Los líderes patriarcales suelen mostrar prejuicios conscientes o inconscientes basados en el género, la nacionalidad, la sexualidad o la etnia, lo que contribuye a un lugar de trabajo no inclusivo.

4. Poder centralizado: Los líderes de este modelo tienden a microgestionar, controlar la toma de decisiones y no comparten conocimientos, lo que dificulta la colaboración y fomenta una estructura jerárquica.

5. Toma de decisiones unilateral: Los líderes patriarcales deciden unilateralmente, retrasan la comunicación y carecen de responsabilidad, lo que crea confusión y frustración en el equipo.

6. Feedback negativo: El feedback se da a menudo de forma negativa, y los líderes critican las habilidades o el carácter de los individuos en lugar de centrarse en acciones concretas. Este enfoque desalienta la colaboración y la capacitación.

7. Tolerancia de los abusos: Los líderes patriarcales suelen proteger a los colegas abusivos, ignoran las microagresiones y no abordan los abusos de poder, creando una cultura de impunidad.

círculo amarillo con letras negras

¿Qué es el liderazgo feminista?

El liderazgo feminista ofrece un cambio de paradigma, centrándose en la colaboración, la inclusión y el poder compartido. Arraigada en la visión feminista de un mundo no violento y no discriminatorio, es crucial para las organizaciones comprometidas con la justicia social y de género.

El Liderazgo Feminista encarna características distintivas que lo diferencian en el ámbito de los paradigmas de liderazgo. Ante todo, defiende el Poder Compartido Inclusivo, alejándose de las estructuras jerárquicas y procurando compartir el poder con todos los miembros del equipo, fomentando así la colaboración y reconociendo el valor de las diversas perspectivas.

Es importante destacar que rompe con las normas específicas de género, extendiendo una invitación abierta para que todo el mundo adopte un liderazgo feminista, trascendiendo los estereotipos tradicionales y centrándose en las cualidades por encima de los atributos de género. Adoptar el Liderazgo Feminista no es simplemente un destino, sino un Viaje Transformador, marcado por la continua evolución personal y organizativa. Desafía las estructuras de poder existentes, defiende la interseccionalidad e impulsa una cultura de liderazgo colectivo.

Además, el Liderazgo Feminista es Interseccional y Colectivo por naturaleza, abordando meticulosamente las identidades interseccionales, desmantelando las desigualdades estructurales y promoviendo una toma de decisiones que sea a la vez diversa y colaborativa. Por último, adopta un enfoque holístico y a largo plazo hacia la justicia social, entrelazando los objetivos externos con las estructuras organizativas internas, al tiempo que cuestiona y replantea las dinámicas de poder jerárquicas basándose en principios igualitarios.

¿Cómo convertirse en una líder feminista?

Diagrama de los diez fundamentos del Liderazgo Feminista de ActionAid

¿Cómo lo haces realidad?
Para poner en práctica el liderazgo feminista, las organizaciones pueden seguir diez principios clave desarrollados por ActionAid:

1. Autoconciencia y humildad: Los líderes deben reconocer sus vulnerabilidades, practicar la humildad y escuchar activamente, creando un entorno que valore las contribuciones de todos.

2. Autocuidado y cuidado de los demás: Dar prioridad al bienestar, crear un entorno de trabajo propicio y trabajar activamente por la flexibilidad, sobre todo para quienes tienen responsabilidades asistenciales.

corazón azul con una pancarta en la que se lee

 

3. Desmantelar los prejuicios: Trabaja activamente para identificar y cuestionar los prejuicios dentro de la organización, fomentando un lugar de trabajo libre de discriminación.

4. Fomentar lugares de trabajo inclusivos: Garantizar que las voces marginadas formen parte integrante de las conversaciones, abordar activamente las barreras a la inclusión y promover equipos diversos e inclusivos.

5. Compartir el poder: Fomenta el liderazgo compartido, confía en los miembros del equipo y crea oportunidades para que los individuos contribuyan de forma significativa.

6. Uso responsable y transparente del poder: Comunica las decisiones con transparencia, practica la delegación responsable y alinea la asignación de recursos con los valores de la organización.

7. Colaboración y responsabilidad: Define objetivos claros, responsabiliza a los miembros del equipo, celebra los logros colectivos y aborda los malos resultados de forma justa.

8. Retroalimentación respetuosa: Fomenta la retroalimentación continua, resuelve los conflictos mediante la comunicación no violenta y valora las críticas constructivas como oportunidades de aprendizaje.

9. Demostrar valor: Luchar por el cambio transformador, buscar nuevas ideas y capacitar a los compañeros de equipo para superar el derrotismo y el cinismo.

10. Tolerancia Cero con los Comportamientos Abusivos: Crea un entorno seguro, defiende las políticas de salvaguardia y aborda activamente cualquier discriminación o abuso del que seas testigo.

Más información sobre el liderazgo feminista:

https://cofemsocialchange.org/

La Coalición de Feministas por el Cambio Social (COFEM) es un colectivo de activistas, profesionales, líderes de opinión, investigadoras y académicas que trabajan en todo el mundo para acabar con la violencia contra las mujeres y las niñas. El COFEM pretende centrar la teoría y la práctica feministas sobre la opresión y la discriminación en los esfuerzos por abordar la violencia contra las mujeres y las niñas. Nuestro objetivo es promover la igualdad de género, los derechos humanos, la dignidad y la seguridad mediante la acción colectiva.

https://actionaid.org/feminist-leadership

https://www.wrc.org.uk/bespoke-feminist-leadership-training

https://www.wearefeministleaders.com/feminist-leadership-programme

https://creaworld.org/institutes/feminist-leadership/

https://feministleadership.org/2020/04/30/meet-srilatha-batliwala/

https://creaworld.org/resource/feminist-leadership-for-social-transformation/

https://fairsharewl.org/feministleadership/

https://werise-toolkit.org/en/system/tdf/pdf/tools/Feminist-Leadership-Key-Definitions_0.pdf?file=1&force=

https://werise-toolkit.org/

 

Shiftbalance ofrece una serie de cursos de coaching en liderazgo y formación en liderazgo inclusivo para ayudar a los líderes a crear lugares de trabajo inclusivos. Consulta nuestra Página de Servicios para más detalles.